Arcano 0: El Loco

El Loco
Un día, quiso salir de viaje. Se despertó con una revelación, de esas que sacuden y lo vuelven a uno liviano, livianito. Bajó a la cocina, sin cambiarse el pijama, y sacó un poco de pan. Cargó el termo con agua caliente, alzó el mate y la yerba, tomó un par de calzoncillos y camisetas y metió todo en la mochila.

Así, se fue sin saludar ni cerrar la puerta que daba a la calle. El perro del vecino lo siguió, a puro ladrido, hasta la esquina. El animal parecía desesperado por recordarle algo. Él iba emocionado, todavía un poco dormido. El sol se había escondido detrás de un manto claro de algodón y el viento fresco del otoño se hacía sentir.

El perro empezó a saltar, tratando de colgarse de su pierna. Él lo ignoró. No iba a detenerse. Si lo hacía, tendría que ponerse a pensar en lo que estaba haciendo y no había nada más que reflexionar. La vida era acción, movimiento. Por una vez que se animaba a vivir, lo mejor era no darle tiempo a la duda.

Entonces, su pie derecho se dio con la nada, arrastrando con la inercia al izquierdo y con él a su trasero al vacío. La caída sorprendió al joven y no pudo ni gritar.

El precipicio no era tan alto, pero él no paraba de rodar entre las piedras. La arena se le metió en los ojos y el pelo. El barro lo recibió al final del surco, excavado poco tiempo antes en esa parte de la cuadra por la que él nunca doblaba.

Los ladridos del perro, que se había quedado arriba porque no era tonto, se mezclaron con los ruidos de las corridas de los obreros. Sus cabezas asomaron, preocupadas. Las preguntas y los insultos por el descuido se mezclaron con nuevos ladridos, probablemente con el sentido de «te lo advertí».

Él se quedó un rato ahí, molesto, mientras empezaban a bajar para ayudarlo.

Todos los días abrían alguna zanja nueva en esa ciudad. Ya no se podía ni deambular con la cabeza en otra parte por el barrio de uno.


***

♦ Este es el Arcano sin número, porque El Loco es así. Algunos lo ponen como un rebelde, yo lo pienso más como un romántico que sueña con un orden relativo de las cosas.

Si lo encuentra en su tirada:

Al derecho: Tenga cuidado cuando salga por la cuadra. Puede haber baldosas flojas o perros con ganas de jugarle una broma pesada.

Al revés: Quédese en su casa. Fíjese que el perro ha quedado de cabeza, se le va a caer encima.

***

Nota: La finalidad de los significados de cada carta es entretener al lector y a la loca que escribe estas cosas. Ningún dato de este libro debe ser tomado como referencia seria, ni aplicarse a situaciones de la vida real. Dicho esto, sean libres de enviar sus propias interpretaciones de este arcano.
Hasta la próxima.
Los saluda desde su escondite, Madame Ceyene.


Arcano I: El Mago >>

Comentarios

  1. Me agrada Madame Ceyene.
    Muy correcto estuvo el perro, debió hacerle caso.
    Como debe de haber dolido.

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Genial, Cyn. Ya te comenté que me parece que has encontrado una mina en este tarot. Desde luego, a veces los sueños se topan con la realidad y aunque nos encantaría perdernos en ellos, siempre es aconsejable tener un ojo mirando al suelo. Espero que ese tropiezo no le impida levantarse y continuar el viaje. Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola! Mira que si le hubiese hecho caso al perro, se había ahorrado unos cuantos moretones y dolores de arriba. Me gusta mucho Madame Ceyene, ha sido de lo más interesante leerte.

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  4. Muy buena esta serie, ahora comprendo por dónde corre la idea. Y me encanta! Sabés de mi colección de barajas encontradas en la calle.
    Eso si, no se mucho de tarot, así que estaré atento a todo lo que suceda por acá.

    Hay una canción de Skay que se llama Arcano XIV

    https://www.youtube.com/watch?v=TxnALrsLH2g

    Abrazo!

    ResponderEliminar
  5. ¡Hola guapa!
    Vaya, que interesante. Me ha gustado bastante, quizás me apunte a escribir algo así...
    un besito

    ResponderEliminar
  6. Hola, Cyn
    Que buen texto. Me encantan las cartas y tu escrito es fantástico.
    Como ya comentaron los compañeros, si no hubiera ignorado la corriente energética que le estaba enviando el perro, sus acciones y movimientos hubiesen seguido sin pausa.
    Un abrazo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario