...que la musa nos encuentre trabajando

—Señora, ya estamos por cerrar —dijo el camarero. Ella levantó la vista de su cuaderno. Tenía los ojos enrojecidos por el cansancio. Y no había podido escribir ni una sola línea en toda la tarde. —Ya me voy, no se preocupe. Se levantó, pagó la cuenta y salió a la calle oscura. Los árboles le contaban historias, en los susurros del viento sobre sus ramas. La luna la miraba con una leve sonrisa. Ella los ignoró, concentrada en su teléfono otra vez.

Las palabras del mes de marzo: Señora, leve, árboles.
He vuelto. Después de dos meses sin dar señales por el blog, ya extraño venir por acá. Me he metido en mil cosas este año, pero espero poder organizarme mejor pronto para volver como antes. Voy a visitar a los blogs de siempre y a responder comentarios de los que dejaron. Los extrañé ♥

Comentarios

  1. Me gusta. Es actual, la demasiada atención a un teléfono puede hacer que no se vea la acción de las musas. Bien contado.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias por pasar y comentar!
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Muchas gracias por volver (y más por extrañarnos, ja!) y qué mejor que volver con el reto, que siempre te sale tan bien.
    Cuantas historias no cuenta la naturaleza y nosotros enfrascados.

    Te ves al rato!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a vos por pasar a leer. Vivan los saludos de los Simpsons.

      Eliminar
  3. Un lindo micro, muy melancólico.
    No se si este en lo correcto, pero imagino una chica que la dejaron plantada en una cita?
    Lograstes muy bien el reto. !Bienvenida nuevamente! También se te extrañaba.
    Abrazo

    ResponderEliminar
  4. ¡Bienvenida de nuevo! Y vuelves con todo, como siempre. Me gusta lo planteado, el celular la absorvió tanto que no era capaz de darse cuenta de la vida a su alrededor. ¡Tremendo pecado para un escritor! Ignorar las historias que pululan por ahí es un desperdicio, más cuand exigen ser contadas. Excelente micro.

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  5. Si la musa pasó cerca me parece que se aburrió de esperar a que dejara el móvil. Son muchas las distracciones y muy poco el tiempo. Uno de los demonios del escritor: intentar estar en todas partes. Las palabras de los árboles deberían ser el único ruido que nos acompañara. Un abrazo y un gustazo tener de vuelta por este océano digital.

    ResponderEliminar
  6. Oh, que bonito. Me siento identificada con la protagonista.
    Un besito

    ResponderEliminar
  7. (。◕ ‿ ◕。)/ Holaaa Cyn, pues el relato ha estado encantador, las 3 palabras para crearlo me han gustado.

    Que mal que no te pases mucho ahora pero como dices espero puedas encontrar algún ratito para pasar por aquí, por otra parte espero que te vaya bien en todo lo que te has apuntado, te dejo un enorme abrazo!!!


    Espero puedas pasarte por mi humilde espacio ♥

    穛 S4Ku SEK4i®

    ResponderEliminar
  8. hola! bendita sean nuestras alas, Cynn ! te extrañamos un monton, y nos encanta los que has escrito, eres maravillosa! abrazobuho( no te pierdas del todo)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario