¡Todavía soy amateur!

oraculo de las moscasConsejo del oráculo de las moscas: ¿Cómo evito cometer errores básicos en mi historia?
(Nada novedoso sobre cómo salvarse de ser un amateur toda la vida, pero si quiere seguir leyendo, allá usted).

Hemos reaparecido con la primavera, cual enjambre verde brillante, dispuestas a darles nuestros consejos apestosos en huevos que eclosionarán pronto. Ahora guarden esos aerosoles matamoscas y esas feas manitos de plástico y reciban nuestra sabiduría alada. Bzzz.

Hemos visto, desde los libros de «Cómo se debe hacer novela/cuento» hasta las publicaciones en redes sociales anunciando historias «No es cliché, lo juro por las manos de mi abuela manca», que en muchos escritores ha surgido un brote de ansiedad por encontrar rápido la fórmula mágica de la buena escritura. Esto no es nuevo, puede que haya existido desde que el primer hombre en las cavernas dibujó una fila de animales sobre la roca y se la enseñó al resto, con el correspondiente pedido de likes y comentarios.

El asunto es que, ahora, la infectada es nuestra autora. (Para mayor información sobre el asunto, ver el informe de Médicos Wattpadienses sobre Clichefobia). Por eso, hemos decidido venir a echar un poco de luz verdosa y dar ánimo a todas esas almas en pena que están igual que ella.

Dime, Gran Oráculo, ¿cómo puedo hacer para dar el salto hacia la mejor historia que puedo producir?

La respuesta es simple: Escribiendo primero las historias mediocres, las no tan buenas, las que parece que funcionan pero luego resultan estar más vistas que la última película de muñecos asesinos. Clichés, ejércitos de Mary Sues con sus correspondientes Gary Stus, todos deben salir para hacer el camino del autor hacia algo mejor.

Empápate del cliché antes de liberarte de él

Lee mucho sobre el género del que estás escribiendo. Aprende sobre lo que ya está hecho, lo que se hizo antes, lo que está de moda en la actualidad… y busca hacer lo que te ha gustado. Primero será más fácil hacer algo parecido a lo que están haciendo todos. Nos sale, sin darnos cuenta. No tiene nada de vergonzoso sacar nuestra propia versión del tema más escrito. Puede que sea una fase que cualquier escritor haya pasado. Por eso hay tantas versiones de 50SDG, Los Juegos del Hambre o de Game of Thrones en las librerías. Y no está mal, son escritores aprendiendo. Y ganando lectores (levantando billetes con pala).

Escribe mal primero

Todos empezamos escribiendo de la forma en que sabemos. La búsqueda de nuestro estilo es un camino largo y que a lo mejor cambie de dirección, según nuestra época como autores. A las obras de grandes escritores suelen dividirlas por períodos, no todas del gusto de la crítica (que también cambia de opinión con el tiempo, sino díganselo a Shakespeare o a Nabokov).

¡Dale un abrazo a tu Mary Sue!
Algún día podrás reconocerla a diez cuadras y cruzar a la otra vereda, en lugar de tropezarte con ella a ciegas. Si tu protagonista tiene más habilidades que Harry Potter, Superman y Goku juntos, es más hermosa que todas las modelos de Victoria Secret y tiene coeficiente intelectual de 300 (o es la pobrecita de la escuela que nadie quiere y todos golpean), en algún momento de la euforia te darás cuenta de cómo llegaste hasta ahí. Todos engendran una, no te preocupes.

Durante la relectura de la obra completa, desde el futuro, podrás corregirla o tomarla con cariño y guardarla en el cajón de tus primeros borradores. Cuando vuelvas a ir por ese camino, lo sabrás y podrás darle un buen giro.

Conoce las reglas de un género…

…pero no hagas tanto caso de los clubes de fanáticos de «esto sí, esto no». El resultado de esos grupos de escritores es una pila de novelas iguales y predecibles, de las que solo serán leídas las más publicitadas y las escritas por autores que ya están en la cima. Sí, es bueno saber en qué anda la mayoría de los que están en tu mismo gremio, pero no olvides que estás en un proceso creativo y no deberías restringirte tanto. Usa todo consejo como una guía muy abstracta, mientras más abstracta mejor. Excepto si hablamos de hOrToghRAfiAaa.

Reconoce tus puntos fuertes, tus puntos débiles y no los pierdas de vista

El mayor desafío es conocerse a uno mismo. Eso también cuenta para un autor. ¿En qué es bueno? ¿Qué es lo que más le cuesta? ¿Cómo puede mejorar?
Si uno ya está satisfecho, ¿en qué puede innovar? ¿Está haciendo siempre lo mismo? No hay cómo aburrirse con la escritura, si de verdad nos gusta.


¿Piensan que estas son frases hechas, dignas de algún libro de autoayuda pasteloso y barato? Probablemente, lo sean. Igual no dejan de ser ciertas. Si se quiere ser grande en una disciplina, la que sea, hay que practicar, cometer errores. Es la única forma de aprender. Si no quieren equivocarse, no hagan nada. Lo único que se empieza desde arriba son los pozos.

Sí, más frases hechas. Es la época del año. El amor nos ha vuelto cursis, aunque no menos eficaces. Si nos hacen caso y siguen intentando, por más que su gran proyecto termine teniendo un sospechoso parecido a alguna película mala de la tv por cable de los 80, esto va a ser un escalón más hacia la clase de escritores que quieren ser.

Ánimos y que sigan mejorando.

Comentarios

  1. No he logrado entender que malo tiene un personaje Mary Sue y porque dejarlo en algún cajón. En todo caso, se puede recurrir a la ficción dentro de ficción para confrontar a un personaje con su leyenda, lo que dice del personaje con lo que es.
    Se puede escribir desde el género y se puede escribir desde los estereotipos.

    Y están los giros argumentales, para ir por un lado y luego salir por un camino inesperado.

    Interesante entrada.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Salió en un momento de bajón y pensé que ciertas obviedades serían útiles de recordar de vez en cuando.
      Gracias por leer y comentar :D

      Eliminar
  2. ¡Hola! La verdad es que yo creo que las Mary Sue y los Gary Stu tienen lo suyo y se les puede sacar provecho en las ficciones, aunque tampoco abusarse como suelen hacer siempre que creo, es lo que suele cansar —como las heroínas marimacho que están tan de moda— (?).

    Aunque como en todo, escribir es la forma de superar cualquier obstáculo. Especialmente, me gusta cuando dices que tomes el género como guía ¡aish! Es que hay tantos que tenen reglas tan estrictas —especialmente, los que dan consejos de escritura— que si haces hace una cosita, ya no pertenece al género y tienes que sacarlo, cambiarlo o dedicarte a la costura (?) cuando la creatividad se fomenta saltando barreras establecidas y creando puntos nuevos de partida —o caminos, que tampoco debe limitarse a un inicio o a un final—.

    Una vez leí una frase de Disney que decía que cada dibujante tenía cinco mil dibujos malos, lo tomo para el escritor también, que no quiere decir que sean cinco mil exactamente, pero de que vamos a hacer cosas malas, olvidables y que posiblemente, no nos gusten —o nos enamoren y al público no, que me ha pasado eso también (?) mis niños más queridos no tienen tanto seguimiento como otros XD—, pero hay margen para error, y por supuesto, para aprender.

    ¡Un gusto leerte!

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estos consejos suelen surgir a partir de cosas que suelo ver en Wattpad, historias en calcomanía de 50SDG, Los juegos del hambre o JdT, que son publicitadas como la gran novedad. También me ha pasado de tener una gran idea y que luego fuese la tendencia general. Por eso digo lo de conocer al género, saber en qué anda la mayoría para no perder el tiempo haciendo lo mismo. Y, de última, si queremos hacer lo mismo, que sea con conocimiento de causa. Lo mismo, más abajo, digo que los consejos deben tomarse con pinzas, de forma muy abstracta. En fin, lo escribí más que nada para darme ánimos luego de un bajón y esperando que a alguien en mi misma situación le sirviera. Para los que ya lo saben o les parece una obviedad supongo que hasta puede ser molesto.
      Gracias por tomarte el tiempo de leer y comentar ♥

      Eliminar

Publicar un comentario