¡Ouch!

reto nueve
El primer cuadro. Las piernas azuladas del villano ocupan el primer plano. De fondo, la pequeña figura del héroe se recorta contra la luna llena.


«Cliché».

A partir del segundo cuadro, el escenario se ve con más amplitud. Ambos están en la azotea de un rascacielos. El viento agita la capa verde de uno y el pelo oscuro del otro. Hacia el quinto cuadro es notorio que se miran con un brillo desafiante y sonríen, esperando a que el otro haga el primer movimiento.

«Vamos, ya empiecen a pelear. Esto no se lo cree ni un niño».

En la siguiente página, ya han levantado el vuelo. Las onomatopeyas ocupan parte del espacio, dando a entender un choque brutal. Un puño se estrella contra una mandíbula. Una rodilla se eleva hasta dar en el estómago contrario. Ninguno pierde el conocimiento. Nadie escupe un diente ni cae doblado en dos por el dolor. Así, un tomo entero se la pasan repartiendo golpes, saltando techos, cayendo en basureros y levantándose con más fuerza.

Entonces, un carraspeo interrumpe la lectura.

—Disculpa pero ¿hasta cuándo nos tendrás aquí?

—Lo que tengas que hacer con nosotros, hazlo de una vez —ruega otro.

Él los ignora, concentrado en las páginas iluminadas por el farol junto a la ventana. Todo él está en una posición incómoda, a fin de no entrar en contacto con la oscuridad del local cerrado. Allí, donde ha atrapado a los tres adolescentes que lo observan atados en el suelo.

—¿Sabes que esto se podría considerar brutalidad en una corte? —dice el último en hablar.

—Demándenme cuando salgan de prisión, si quieren —sugiere Sun, despreocupado, mientras elige otra historieta y la abre.

En esta ocasión, la acción se traslada a la guarida del malvado. La novia del héroe está colgando, con un arnés, sobre una caldera de lava volcánica. El villano ríe a carcajadas mientras acciona una polea que la hace descender a velocidad caracol. La joven grita, desesperada.

«Esto está mal. ¿Una caldera de lava? ¿Para qué tomarse tantas molestias? ¿No es mejor llevarla directo al cráter y empujarla? Le está dando tiempo para ser rescatada».

En efecto. En una impresionante viñeta de página entera, el héroe aparece volando y la saca de allí. El captor muere achicharrado en su propia trampa, pero se ha hecho justicia. O tal vez no, porque las burbujas siguen saliendo desde las profundidades hirvientes aún después de que la pareja se ha marchado del lugar.

—¿Leer en una tienda sin comprar no es una forma de robar? —insinúa uno de los que aguarda en el suelo.

Con eso, Sun reacciona y vuelve a dejar la revista en el mostrador. Se ajusta el traje amarillo con la S roja sobre el pecho y las gafas de visión nocturna.

—Prepárense, malhechores —anuncia, con voz potente—. Super Sun va a limpiar las calles de Leseli City, comenzando por escorias como ustedes. Ladrones de… ¿qué estaban llevándose?

—Cómics.

—Eso. Bien, vendrán conmigo, señores. Un período a la sombra les vendrá bien.

Y se los lleva al hombro, como quien carga una mochila. Los ladrones protestan, se mueven y tratan de escapar, aunque es inútil. Va directo hacia la comisaría con ellos. Con cuidado de ir por la acera iluminada, por supuesto.




+++

Vuelven las aventuras de Sun, el héroe nictofóbico, y no será la última vez que lo vean por acá. Él y Claire Egg, su asistente, todavía tienen mucho que hacer.

Relato escrito para el noveno reto de El libro del escritor: Escribe un relato que integre las palabras ‘luz’ y ‘cuadro’ como elementos relevantes del argumento.

Comentarios

  1. Muy bueno. Me gusta lo parodico de tu relato. Es como para una historieta.
    Y me gusta que prometas más relatos de su personaje y su ayudante, que es su pareja.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Oh, me ha encantado. Ojalá puedas escribir pronto más de ellos. Un beso

    ResponderEliminar
  3. ¿Lo vas a continuar? Porque sería un completo acierto!

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola! No he parado de reirme con los clichés xD me encantan. Curioso superhéroe, me agrada mucho y espero ver alguna más de sus aventuras.

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  5. Muy original, Cyn. Creo que te quedan unos cuantos clichés más por utilizar. Me ha encantado eso de que el superheroe se lleve a unos ladrones de comics, fina ironía. Como ese Claire Egg que recuerda a Clark Kent. ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  6. Que original imaginación, me gusto mucho la trama, el humor implicado para tu Superheroe.
    Besines

    ResponderEliminar

Publicar un comentario