Lo que él nunca dijo

reto ochoEra la noche del veinticuatro de diciembre. Juliet y Peter estaban echados en el sofá, cabeza con cabeza, mirando las celebraciones de la Nochebuena. Aquella era su primera navidad como marido y mujer, pero los dos parecían tan cómodos como una pareja de ancianos que llevaran toda una vida juntos. En medio de un comercial, sonó el timbre. Los dos se movieron, a la vez, pero Juliet fue la primera en ponerse de pie.

—Voy yo —anunció y bajó las escaleras, mientras su esposo volvía a su posición original en el sillón.

Al abrir la puerta, la sorpresa fue grande. Incómoda. Agradable, a pesar de todo. Mark, el mejor amigo de su marido, aquel sujeto que parecía reacio a aceptarla como pareja de Peter aunque, en realidad, estaba enamorado de ella. Y todo se había descubierto por culpa de un incidente con los videos de la boda. Por suerte, el asunto no había llegado a oídos de su esposo. Nada tenía que cambiar entre ellos. Lo cual hacía que su presencia allí fuera verdadero motivo de asombro.

—¡Oh! ¡Hola! —dijo ella, apenas se repuso.

—¿Quién es? —resonó la voz de Peter, desde el piso superior.

Mark le indicó con señas que mantuviera el silencio. En su mano izquierda llevaba un radiocassette. En la derecha, una serie de cartulinas blancas. Entonces le mostró, a modo de apuntador, la primera. Las enormes letras estaban escritas con marcador negro.

«Dile que son cantantes de villancicos».

Ella dudó, con la mirada fija en el mensaje, pero lo repitió en voz alta.

—Dales unas monedas y que se vayan —sugirió el otro, todavía sin abandonar su lugar frente al televisor.

Ella suspiró, mientras veía a Mark dejar en el suelo el reproductor de música y encenderlo. Antes de que él volviese a incorporarse, para mostrarle lo que fuese que hubiera en aquellos carteles escritos a mano, ella metió una mano en su bolsillo. Dejó la moneda junto al grabador y volvió a entrar a la casa.

—¡No! ¡Espera, no es lo que parece! —murmuró él, desesperado.

—Lo siento. Será mejor así —respondió ella, mientras cerraba la puerta.




+++

Amé esta película, Love Actually. Y amé a todos los personajes, pero más a estos dos. La culpa de este final alternativo no es mía, sino del octavo reto en El libro del escritor: Usa una escena romántica de una película que sea reconocida y dale un giro sorprendente para cambiar totalmente esa historia.

Y con esto creo que ya me pongo al día, me falta el relato de esta semana, wiii…

Comentarios

  1. ¡Hola! Probablemente no sea para reirse, pero el final me sacó una risa —quizás, porque tampoco conozco la película (?) así que me la apunto—. Me ha gustado mucho el relato.

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  2. Creo que la vi, pero sin prestarle atención.
    Creo que en estos retos, se estan revelando blogeras con talentos para ser guionistas.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias! Me encantaría intentar escribir un guión algún día. Por ahora solo estoy leyendo cosas sobre el tema.

      Eliminar
  3. Ohhh me ha encantado. Que bonito. El pobre se quedó con las palabras en la boca. ¿Qué hubiera querido decir?
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Luego de eso venía la escena con los carteles tiernos. Una pena, se lo corté.

      Eliminar
  4. Que excelente giro de escena. Ese cerrón de puerta dolio muchisimo, pobre Mark eso, si no se lo esperaba. Como olvidar la escena de Mark y Juliet, yo lo imite en una ocasión (compre cartulina y marcador) para mi ex cuando estaba en el colegio., pero no precisamente para decirle que era perfecto, sino para anunciarle que la relación estaba terminada. LOL
    Beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nooo...qué buena idea, che. Eso parece otro final alternativo, jaja.

      Eliminar

Publicar un comentario