Y a nadie le pareció extraño (Reto Tahisiano Octubre)

y a nadie le parecio extraño
31/10/2016 – 00:13:46

El ingreso: vacío. Las puertas están cerradas. El piso de cerámicos, de un color grisáceo, brilla por el efecto de las lustradoras. El resplandor de las luces del pasillo, a la izquierda, le da a la estancia una sensación aséptica.

31/10/2016 – 00:20:53

Un hombre joven, con el uniforme en negro y azul de la compañía de vigilancia, camina con lentitud por el pasillo. Se acerca al área del fondo de la imagen. Poco después, vuelve a pasar. Su andar es perezoso. No mira a los costados. Ni siquiera revisa en la habitación, donde el cerámico gris del suelo comienza a revelar algunas sombras.

31/10/2016 – 00:27:00

El piso parece invadido por una serie de manchas oscuras. Cada una va haciéndose más grande, como si se abriera desde las profundidades. Las puertas siguen cerradas. La luz fría del pasillo no delata presencia alguna.

31/10/2016 – 00:34:07

La negrura en la habitación avanza, uniéndose a los diversos puntos de oscuridad que han ido surgiendo para convertirse en una masa uniforme. Aparte de eso, nada ha cambiado en la imagen.

31/10/2016 – 00:41:14

El joven guardia ha vuelto a aparecer por el pasillo, arrastrando los pies, rascándose debajo de la gorra. No repara en la ausencia de suelo fuera del sendero delgado de luz por el que camina. No hasta que sus pies siguen de largo y las sombras se lo tragan, de un bostezo.

31/10/2016 – 00:48:21

La negrura se expande, hasta ocupar toda el área a la que llega el visor de la cámara. No se distingue nada más que un ligero temblor en la imagen, seguido de algunas líneas de estática, por un momento. De inmediato, las luces regresan, el cerámico gris reluciente vuelve a aparecer, impoluto. Desde el otro extremo de la sala, aparece un joven guardia, idéntico al primero. El mismo uniforme, la misma apariencia. Éste camina con energía y observa en todas direcciones, antes de seguir hasta el pasillo y desaparecer del alcance de la filmación.

31/10/2016 – 00:55:28

El ingreso: vacío. Las puertas están cerradas. El piso de cerámicos, de un color grisáceo, brilla por el efecto de las lustradoras. El resplandor de las luces del pasillo, a la izquierda, le da a la estancia una sensación aséptica.



+++

¿Relato? escrito para el Reto Tahisiano de octubre. Utilicé el bloque E, con el objeto: una cámara espía (utilicé una cámara de seguridad y le di una personalidad mirona, ¿vale como cámara espía?). De paso, para la temática de Halloween le di el giro tétrico. O lo intenté.
¡Feliz fin de semana a todos!

Comentarios

  1. ¡Oh, me ha encantado! Sinceramente, no me han dado ganas de pasarme por ese sitio XD

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  2. ¡Me ha gustado mucho! Ha dado una sensación de... no sé, ha sido raro, pero me ha encantado.
    ¡Un abrazote!

    ResponderEliminar
  3. ¡Vaya! Incluso ya con el simple título daba ganas de leerlo. ¡Me ha encantado!

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  4. Wooow! Cuando me imaginé lo de la cámara pensaba en un novio celoso o algo así jajajajaja. Pero esto es mil veces más emocionante y ese toque tétrico me ha encantado. Muy bueno ^^

    ResponderEliminar
  5. Un texto estremecedor. Somos esa cámara contemplando lo incomprensible, lo extraño... La lejanía observadora con la que se narra consigue un efecto perturbador. Excelente!

    ResponderEliminar
  6. ¿Que es lo que hay de extraño en ese lugar?
    Bien planteado.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario