Al otro lado del cristal, Juan Manuel Peñate Rodríguez

Título: Al otro lado del cristal
Autor: Juan Manuel Peñate Rodríguez
Editorial: Círculo Rojo
Año publicación: 2013
Género: Cuentos. Suspenso. Ciencia ficción. Humor. Terror. 
Sinopsis: En La pala, un ritual es llevado a cabo por los habitantes de un pueblo remoto, un secreto compartido que va saltando de uno a otro. El protagonista de Dios Roco se convierte en testigo involuntario o nexo de unión entre dos mundos destinados a no conocerse nunca. Dos mujeres muy dispares tienen que hacerse a la idea de convivir bajo el mismo techo, la situación lo requiere, pues afuera, Al otro lado del cristal... Una lucha encarnizada por la supervivencia es desplegada a través de un macabro juego al que El jugador pesimista, junto con otros, tendrá que hacer frente, algo que lo marcará de por vida. En Tercera planta, por favor acompañaremos a alguien cuya memoria hace mucho que lo abandonó en su descenso al siguiente infierno. Una institución mental es siempre lugar de confesiones susurradas cuyas paredes encierran anécdotas misteriosas y leyendas urbanas que nadie creería, sin embargo, es la persona que habita En la celda de colores la que guarda la más inquietante de las historias. ¿Hasta qué punto llegarían unos por impresionar a otros? En Touchdown alguien cruzará esa delgada línea, demostrando una vez más que la estupidez humana no conoce límites.

Estos siete relatos —tres de ellos novelas cortas— representan la ópera prima de su autor, un surtido de emociones y escalofríos que abarcan géneros tan diversos como el suspense, la fábula, la ciencia-ficción, el fantástico o el terror.

Opinión personal: En primer lugar, quiero agradecer al autor, por poner a disposición su obra para la lectura conjunta. También a MonTse, del blog Amor y palabras por organizarla y por tenerme paciencia hasta que pude traer esta reseña (no imaginé que iba a estar ausente por tanto tiempo, de verdad, lo siento muchísimo T_T). He disfrutado mucho con esta lectura, resulta que tengo debilidad por los libros de relatos porque con ellos puedo conocer un muestrario de lo que tiene cada escritor para dar, y en este caso he quedado encantada. En particular, lo que más me agradó fue la narración (muy descriptiva, pero no por eso pesada) y la enorme creatividad de parte del autor en cuanto a los conceptos de la vida, la muerte, el limbo y el infiernoComo cada cuento es distinto de los demás y me causó diferentes impresiones, voy a hablar de ellos por separado:

La pala: Un comienzo teñido de crudeza, en un mundo delineado apenas a partir de algunos detalles. Me gustó la resignación y la obediencia siniestra de los habitantes de aquel pueblo que ya ha quedado sin identidad. Me dejó algo desconcertada, pero me gustó el cierre

Dios Roco: Una brisa de aire fresco, hasta me reí con Din y Don. Me gustó encontrar el mensaje de fondo del cuento, soy de la misma opinión que Roco. Se me hizo muy tierno, me dejó una sensación agridulce.

Al otro lado del cristal: El cuento que da nombre a la recopilación fue mi favorito, por mucho. La descripción del comienzo ya me atrapó (soy amante de los gatos, qué le voy a hacer), pero a lo largo de toda la historia me mantuve enganchada y pude sentir junto a Laura y Jana cada momento de tristeza, esperanza y horror. Además, las sub-historias escondidas entre la trama, en forma de sueños, de anécdotas pasadas o de una simple luz en la ventana del vecino, todo conforma un mundo completo dentro de las cuatro paredes entre las que viven las hermanas. Creo que pude identificarle tres finales distintos al cuento, tres puntos en los que podría haber puesto "fin" y hubiera quedado genial, pero a la vez fui feliz de seguir leyendo. Confieso que con el primero de esos largué unas cuantas lágrimas, y con el segundo fui feliz. Me encantó.

El jugador pesimista: El más largo y el que menos me enganchó. Serán cuestiones de gusto, por supuesto. A pesar de eso, remarco que los diálogos entre los personajes por momentos son muy divertidos, en otros están cargados de enseñanzas. Y el recorrido es atrapante. Aquí también me gustó el concepto detrás del cuento, pero creo que podría haber sido un poco más corto y el final hubiera sido más conciso (le hubiera cortado algunas páginas, para dejarlo en cierto momento álgido de la trama, pero eso es cuestión de gustos).

Tercera planta, por favor: Me encantó. La narración pone al lector bajo la piel del personaje y lo traslada, de la misma forma en que el protagonista es llevado por ese ascensor, para luego abandonarlo a su suerte. 

En la celda de colores: Otro de mis preferidos. Diría que es el más crudo y el que mejor logra los momentos de tensión y terror. Una escena, la del momento de la verdad en la habitación a oscuras, me dejó pegada a la pantalla. También creo, en este caso, que se podría haber puesto el punto final un par de páginas antes, pero igual me gustó de todas maneras saber lo que ocurría después de que todos los cabos sueltos se ataran.

Touchdown: Empecé a leerlo con cara de extrañeza, ya que la magnitud de las proezas de los protagonistas iba en aumento y camino a lo increíble. El final fue tremendo, muy adecuado con el tono de la historia. Me gustó mucho.   

En conclusión, Al otro lado del cristal es un recorrido interesante por diversos mundos a los que podremos casi tocar, divisar con mucha cercanía por momentos. Voy a estar atenta a las siguientes obras de este autor, creo que tiene mucho potencial.

Calificación: 


Apto para: Lectores con mucha curiosidad. Amantes del misterio y de las historias de terror. 
No apto para: Lectores muy sensibles (igual creo que es para todo público, solo molestaría a lectores demasiado jóvenes). 
Dulzura: En algunos relatos más que en otros. Al otro lado del cristal se me hizo muy dulce, en cierto modo.
Acción: Agrupada de forma muy específica en dos de los cuentos. 
Sangre: Cuando toca que alguien muera, se describe. Y con ganas.
Sexo: Yo pensaba que no, pero a cierta altura del libro empiezan a cruzar algunas escenas pervertidas, como para agregar tensión o para sumar morbo. Bien ubicadas y con un objetivo claro, a mi parecer.

(Aviso: No pongo más puntaje en números. Si lo terminé de leer es porque lo disfruté. Los que no termine irán en otra sección.)

Comentarios

  1. A mi me pasó al reves, El jugador pesimista me encantó, y el de Tercera planta fue el único que no terminé de entender y no me convenció.
    Me alegro que lo hayas disfrutado tanto. Yo no soy de relatos y acabé encantada.
    Besotes!!! Y gracias por participar ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, cada lector es distinto xD Voy a pasarme por tu reseña para verla.
      ¡Besos y gracias por comentar!

      Eliminar
  2. La verdad es que este libro me imprecioní mucho, los relatos no son lo mio pero me enganché mucho a ellos <3

    ResponderEliminar
  3. Hola Cyn, recién acabo de regresar de estar unos días de vacaciones y cuál ha sido mi sorpresa al descubrir tan magnífica reseña. No sabes cómo me alegra que te haya encantado, te haya removido emociones y, por unas horas, haberte metido en la piel de diferentes personajes.

    Un beso enorme, un honor que seas (al menos que yo sepa) mi primera lectora argentina ;)

    ResponderEliminar
  4. No conocía el libro pero la historia tiene buena pinta. No sé si acabaré leyéndolo. Un beso.

    ResponderEliminar
  5. A mi me encantó y fue todo un descubrimiento.
    Es cierto que algunas historias enganchan más que otras, pero lo que me encanto en todas y cada una de ellas fue el estilo narrativo de Juan Manuel.
    Un beso Cyn ;p

    ResponderEliminar

Publicar un comentario