¿Qué clase de villano quiero ver?

Pensando en lo que dije sobre los protagonistas, creo que debo poner una lista de ideas sobre lo que más me gusta en los antagonistas de las historias que leo o miro.


Que tenga una buena razón para lo que hace.

Al decir esto pareciera que estoy diciendo algo obvio, pero a veces sucede que en ciertas historias el malo es malo porque sí. Ni siquiera se detiene a pensar en que las maldades que quiere hacer contra su ciudad, su país o su mundo lo terminarán afectando a él también. O se justifica con la típica idea de "está loco y por eso es malo". De repente pierde el control y asesina por la espalda a su mejor sicario, para demostrar a los demás y al público
Algunos de estos eran malos solo porque sí. 
lo malo que es y lo pirado que está. Pero no se fija en que se ha quedado sin su hombre de confianza, el más poderoso que tenía. Y de repente toma al primero que pasa (que suele ser el protagonista disfrazado y trabajando de incógnito) y lo pone a su lado. Así me hace dudar de cómo llegó hasta ahí semejante villano, no veo que alguien así en la vida real pueda lograr mucho progreso. No me convence, a no ser que tenga su propia convicción que de su versión del mundo es la mejor y que las cosas deben hacerse a su manera por alguna razón en específico. Y los mejores villanos son los que suelen tener la razón en ciertos aspectos, por lo menos para mi gusto. Son los más difíciles de vencer.


Que tenga un lado bueno, o que alguna vez lo haya tenido.

Todos fuimos niños inocentes y abrimos los ojos al mundo con las mejores ilusiones alguna vez, los villanos no pueden ser la excepción, a no ser que sean robots programados para destruir desde el inicio. Me encantan los villanos que tienen sus debilidades y mientras más ridículas, mejor. Ahora me acuerdo del Doctor Malo en Austin Powers con su clon, Mini Me, y todavía me río.


Que si tiene todas las de ganar, entonces gane y punto.

Si todas las condiciones están dadas para que el protagonista pierda, no debe ganar por un golpe del azar, al menos no puede ser así siempre. Esto lo digo en favor del bueno de la historia, debería tener las habilidades para salir adelante. Ver al héroe caer para después levantarse y volverlo a intentar podría ser mejor que verlo ganar porque sí. Los malos y los buenos pueden tener una relación más interesante.


O que no sea villano en absoluto...esos son de los mejores.

Los antagonistas en una historia pueden no ser villanos, sino sólo personas como uno, con sus propias buenas intenciones y que sólo están en el mismo camino, compitiendo por el mismo final feliz. Así es más difícil tomar posiciones, ya que el protagonista tendrá que ganarse su lugar con más esfuerzo, y no será posible odiar al villano sólo porque es el malo. Un final en el que los dos competidores, protagonista y antagonista, se den la mano y cada uno se vaya por su lado es de los más emotivos e interesantes. Adoro esa clase de historias, incluso en los géneros de fantasía o ciencia ficción.

Comentarios