Libertad

Estábamos en la calle. Íbamos caminando apurados con las manos llenas de bolsas, cargados con cosas. Avanzábamos con la mayor velocidad que nos permitían nuestros pies bajo el sol cruel del mediodía de verano. Teníamos bastantes cosas que hacer, todas de gran importancia en el momento pero insignificantes en realidad. Como hacía calor y la gente en la calle llenaba todos los espacios el entorno era asfixiante. Entonces quisiste hacer un chiste, como siempre que estamos en medio de algo. Me hiciste reír y te devolví el comentario con otro. Cuando nos dimos cuenta el calor no era tan insoportable, la gente a nuestro alrededor no existía y la bola de fuego sobre nuestras cabezas era sólo una lamparita sonriente.

Nos perdimos en divagaciones, teorizamos sobre escenarios imposibles. ¿Qué harías si ganaras un millón de
dólares en la lotería? ¿Jugarías a la lotería? ¿Y si dentro de diez años viene una nave espacial y te lleva a Neptuno? ¿Existirán los viajes espaciales en el futuro? ¿Qué opinás sobre el Triángulo de las Bermudas?

Y en algún momento por la inercia hice una pregunta sobre qué te daría, en un intento de sondeo inocente para buscar tu regalo de navidad, pero respondiste y me dejaste en jaque.

¿Qué me das? Vos ya me das libertad. Dijiste bien fuerte y te miré sorprendida porque creí que estabas haciendo una broma. Pero sonreíste y mantuviste la vista clavada hacia delante sin dejar de caminar. No me reí ni te pregunté nada más, sólo apuré el paso para seguirte el ritmo y continuamos camino. La estrecha peatonal se llenó de música y la bombilla sonriente en el cielo miró hacia otro lado, roja de vergüenza.

Ahhh... Soy insoportable cuando me pongo cursi, pero quise guardar esta anécdota en forma de post. Dejo una canción y ¡feliz navidad!


Comentarios

  1. Qué lindoooooooo *_*
    Cuando te dicen algo tan bonito así, espontáneo, te llega al corazón.
    Un beso muy fuerte guapa, ¿tu novio también se enfada y dice que le haces más caso al blog que a él? xDD
    El mío sí, pobrecito jajajajaja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja, ¡es cierto! Me pasaba algo parecido, hasta que a mi novio se le ocurrió meterse a Taringa. Ahora somos dos frikis, cada uno en su pantalla :P A veces la que se enoja soy yo.
      Gracias por leer y comentar ♥

      Eliminar

Publicar un comentario