Ir al contenido principal

Entradas

Destacados

Rodar y rodar

Otra vez, el mismo ciclo. Ella pasó del abrigo de la oscuridad, a la luz cegadora de colores, la música y el bullicio de la gente. Entonces aguardó, inmóvil, mientras sus compañeras eran obligadas a girarse, observadas con ojos calculadores y luego elegidas. Una a una. Por cada nuevo espacio libre en la hilera, llegaban más como ellas. Y las que se habían marchado antes regresaban por el túnel oscuro, también.

Alguien le dio una palmada, con torpeza, y no se molestó en mirarla demasiado antes de llevársela con él. Igual que siempre, todo era muy rápido, muy confuso. El calor de aquellas manos sudorosas. El vértigo de lo que seguía. Y el estruendo al caer sobre el suelo pulido, para deslizarse, rodar y rodar.

Todo el tiempo.

Y los demás, de pie, valientes, enfrentándose a su destino. Esperándola. Ella sabía que iba a ser horrible la explosión, que todos sobre aquel escenario macabro iban a odiar aquel momento. Afuera, el silencio tenso y las miradas del público tenían la fuerza de mil…

Entradas más recientes

Desvariando sobre personajes femeninos

De la A a la Z: Letra I